3 Razones para llegar temprano a la Iglesia

“Vamos a orar”, dijo el pastor. Cerramos los ojos y comenzó la oración. Aunque yo tendría solo unos 13 años, recuerdo esa ocasión en particular por lo que sucedió a continuación: mientras orábamos, entró al auditorio de reunión una persona haciendo muchísimo ruido. Parecía que intentaba guardar las llaves de su auto en su bolso al mismo tiempo que buscaba su asiento. Cuando finalmente encontró un lugar, se sentó y exhaló fuertemente. Todos (y me refiero a ¡todos!) nos percatamos de su llegada. Terminó la oración, dijimos amén, y el pastor continuó: “Muchas gracias por habernos acompañado esta mañana, hermanos. Nos vemos la próxima semana”.
¡Sí… el hombre había llegado en la oración final!  No sé por qué. Era alguien que normalmente llegaba a la reunión, calculando evitar toda la primera parte (las lecturas, los cantos, las oraciones) y llegar directo al sermón. Lamentablemente hay muchos como él en cada congregación. Sea que llegues temprano o tarde al culto dominical de tu iglesia, te compartiremos algunas razones por las cuales deberías tomar muy en serio el culto de adoración y procurar llegar antes de que comience.

1. Porque demuestra tus prioridades. Llegar tarde debe ser considerado una falta de respeto. Piensa en tu trabajo. Para la mayoría de nosotros, llegar al lugar de trabajo después de la hora de entrada, implica una sanción económica.  No obstante, en la cultura latina muchas veces damos poca importancia a la puntualidad. De hecho, castigamos a los que llegan temprano, haciéndolos esperar a los que se retrasan. El colmo es cuando las personas impuntuales se ofenden si no los esperaron. 
Pero seamos del país que seamos, la realidad es que cuando algo nos importa le damos el tiempo que merece. Si eres un aficionado al cine, procuras llegar antes de que comience la película, pues entiendes la importancia de los primeros 5 minutos en un filme. Si en tu trabajo te multan por llegar tarde, o te despiden al tercer retardo, pones varias alarmas por la mañana. Lamentablemente, la reunión del domingo en la iglesia, que es la cita más importante que tenemos los cristianos, ha llegado a convertirse en un menú del que elegimos lo que nos gusta. 
¡La reunión de la iglesia es importante para Dios! Es verdad que la iglesia no es un lugar, y también es verdad que la Iglesia somos todos. ¡Pero esta es una terrible excusa para no asistir, o para llegar tarde! La palabra iglesia en el idioma original (ekklesia) tiene como significado primario: “reunión”, “asamblea”, o “congregación” (ver 1 Co. 1:211:1814:35).  El reconocido léxico de Louw & Nida define ekklesia como “una congregación de cristianos, en donde se implica una membresía que interactúa”. En otras palabras, se espera de un cristiano que sea miembro de una iglesia local, en donde esté bajo un liderazgo bíblico (Fil. 1:1), en donde se predique la Palabra y se practiquen las ordenanzas. La iglesia es prioridad para Dios. Él mandó a su Hijo a morir por ella (Ef. 5:25). En pocas palabras: 

Asistir a la congregación y hacerlo a tiempo, demuestra que lo que es prioridad para Dios, también lo es para mí.

2. Porque es una conversación con Dios. Si eres una persona con buenos modales, sabes qué incómodo es interrumpir una conversación. Uno no sabe bien qué hacer, y normalmente permaneces en silencio por un tiempo mientras te ubicas sobre el tema del que se está hablando.   Las reuniones de adoración de las iglesias están diseñadas bajo el principio del diálogo. Este principio es enfatizado en las iglesias bíblicas desde el tiempo de la Reforma.
Es por eso que el programa de nuestras reuniones de cada domingo planeado y diseñado como una conversación con Dios, donde Él mismo inicia cada parte de la reunión con su Palabra.

  • La reunión comienza con un llamado a adorar, en donde Dios nos llama por su Palabra.
    • Nosotros respondemos con himnos, canciones y expresiones bíblicas de adoración.
  • Hay un llamado al arrepentimiento y la reconciliación.
    • Nosotros respondemos en oración y arrepentimiento.
  • Hay un llamado a depositar nuestra confianza en Él y adorarle con nuestras ofrendas.
    • Respondemos mostrando nuestra confianza total a través del ofrendar.
  • La predicación es nuevamente Dios hablándonos a nosotros. 
    • A ella respondemos primero en oración y después con obediencia.
  • En la Santa Cena Dios habla por medio del significado del pan y del vino.
    • Nosotros respondemos al tomarlo, recordando y proclamando su obra en la cruz.

¿Lo ves? Este hermoso encuentro y dialogo pierde gran parte de su significado para nosotros, si llegamos a la mitad. Peor aún, cuando llegamos tarde, hacemos que pierda belleza para nuestros hermanos que hicieron lo necesario para llegar a tiempo.

3. Porque es una exhortación bíblica. Algunos se ponen incómodos cuando hablamos de estos mandatos bíblicos. Es cierto que no deberíamos caer en el legalismo (estar buscando las faltas de los demás),  pero tampoco podemos evitar o minimizar las cosas que Dios nos demanda en su palabra, cayendo en el libertinaje. El autor de Hebreos claramente indica que reunirse con la iglesia debe ser nuestro hábito: 

“no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca” (Heb. 10:25). 

Una persona me dijo una vez que él venía solo esporádicamente a la congregación porque la Biblia decía que no debemos hacer una costumbre de reunirnos. Ese obvio que no había entendido la exhortación bíblica en hebreos. El pasaje es claro: debemos congregarnos de forma continua y comprometida. La mala costumbre era la falta de compromiso al congregarse con la iglesia. Esta amonestación sigue vigente para nosotros.

Quizá alguien diga: “Aunque llego tarde,  yo siempre voy!”.  Sólo puedo decir que es difícil pensar que el autor de Hebreos considerara llegar tarde como una buena costumbre. 

Pequeños cambios, que hacen una gran diferencia.

Si batallas con llegar tarde, pregúntate qué debes hacer específicamente para que no se repita. Normalmente solo debes hacer pequeños cambios que hacen una gran diferencia. Permíteme compartir algunos consejos prácticos:

  • No te acuestes tarde el sábado por la noche. La reunión del domingo debe ser tu prioridad, y desvelarte hará que estés cansado por la mañana, e incluso durante la reunión.
  • Pon tu alarma. El domingo no es el día para levantarse tarde. Pon tu alarma con suficiente tiempo. Toma unos minutos para orar por la mañana (quizá con toda tu familia). Desayuna algo. Sal hacia la congregación con tiempo de sobra.
  • Haz un plan. Si siempre llegas 15 minutos tarde, la solución es fácil:  tienes que salir 15 minutos antes de lo que normalmente lo haces. Es un cambio pequeño que hará una gran diferencia.
  • Planifica descansar… ¡…después de la reunión¡. El domingo es un día de reposo, pero no tiene por qué ser en la mañana. Haz un plan para descansar durante la tarde. Pasa tiempo con tu familia, otros hermanos y amigos. ¡Disfruta el domingo!

A veces llegar tarde es inevitable. Hay imprevistos que no controlamos (Llantas ponchadas, niños que vomitan de última hora, etc.). Cuando te suceda, llega tan pronto como puedas, sin cargo de consciencia. Sólo asegúrate de que tu retraso no es el resultado de un descuido y se te este volviendo una costumbre. 

Reunirnos con la iglesia de Jesucristo es uno de los grandes privilegios del creyente. Recuerda que no hay iglesia perfecta, deja de buscarla. A pesar de las imperfecciones que toda iglesia tiene, reunámonos a escuchar la Palabra, a hablar con Dios, y a exhortarnos unos a otros. 

Este artículo fue adaptado para Convivencia Cristiana Emanuel, a partir del artículo escrito por: Emanuel Elizondo

Director editorial en Coalición por el Evangelio. Maestro de teología en la UCLA y predicador en la iglesia Vida Nueva en Monterrey, México.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s